Categoría: Tax

El Impuesto sobre la Renta en México: Investigación sobre los criterios del establecimiento permanente y los ingresos de fuente de riqueza en México

En un artículo anterior (http://tmclegal.com/el-impuesto-sobre-la-renta-en-mexico-investigacion-sobre-el-criterio-de-la-residencia-fiscal/), el Impuesto Sobre la Renta (ISR) de México se presentó con un estudio enfocado en el  criterio de residencia fiscal.

Como recordatorio, el impuesto sobre la renta se define generalmente como un impuesto directo sobre los ingresos, los beneficios y las ganancias de capital. Se establece sobre los ingresos, presuntos o reales de  las personas físicas y morales.

El Impuesto Sobre la Renta de México se rige por una legislación para personas físicas y jurídicas, la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR)[1].

El artículo 1 de la LISR estable el principio de que las personas físicas o jurídicas están obligadas a pagar el ISR en México cuando se encuentran en las siguientes situaciones:

  • Son considerados como residentes fiscales en México,
  • No son considerados como residentes fiscales, pero tienen un establecimiento permanente en México,
  • No son residentes fiscales y no tienen un establecimiento permanente, pero tienen ingresos cuyas fuentes de riquezas se sitúan en México.

El domicilio fiscal en México implica que el ISR una obligación fiscal ilimitada sobre todos los ingresos de la persona.  Por lo contrario, el establecimiento permanente y los ingresos de fuente de riqueza en México son sometidos a una obligación fiscal limitada en México sobre solamente algunos ingresos.

El propósito de este segundo artículo sobre el ISR se centra en los dos criterios de residencia fiscal y en los ingresos de fuente de riqueza en México, mediante el estudio de sus definiciones (I) y sus consecuencias fiscales (II).

I. Definición de los conceptos de establecimiento permanente y de los ingresos de fuente de riqueza en México

A) El establecimiento permanente

El artículo 2 de la LISR describe una definición del concepto de establecimiento permanente:

“Se considera establecimiento permanente cualquier lugar de negocios en el que se desarrollen, parcial o totalmente, actividades empresariales o se presten servicios personales independientes.”

El mismo artículo  establece que se entenderá como establecimiento permanente, entre otros, las sucursales, agencias, oficinas, fábricas, talleres, instalaciones, minas, canteras o cualquier lugar de exploración, extracción o explotación de recursos naturales.

Por lo  contrario, el artículo 3 de la LISR establece que no serán considerados como establecimiento permanente algunas actividades que son mayormente actividades de carácter auxiliar o previa como  el almacenamiento o entrega de bienes.

La filosofía del criterio de establecimiento permanente está basada en el principio de la realización de una actividad económica por un residente extranjero con cierta autonomía en México. La definición del establecimiento la establece la LISR la cual enuncia expresamente la palabra independiente.

En virtud de los artículos 2 y 3 de la LISR, el concepto de establecimiento permanente, a pesar de la precisión de la definición, sigue siendo un concepto ambiguo ya puede ser difícil de distinguir entre los conceptos de actividades auxiliares o económicamente independientes en algunos casos.

B) Los ingresos de fuente de riqueza en México

A diferencia del establecimiento permanente, la LISR no da ninguna definición precisa de los ingresos de fuente de riqueza en México. Los ingresos de fuente de riqueza en México son solamente mencionados en el Artículo 1 de la LISR como generadores de una obligación fiscal sobre el  pago del ISR sin mayor precisión.

El Servicio de Administración Tributaria establece que “En términos sencillos, fuente de riqueza se refiere al lugar en el que se originan o se generan los ingresos”[2].

A la luz de esta definición, se pueden considerar como ingresos de fuente de riqueza en México, entre otros, los ingresos reales de bienes inmuebles localizados en México, los ingresos de los valores mexicanos, los ingresos derivados de la realización de servicios y ventas de servicios en México.

La determinación de la obligación tributaria sobre el ISR de un residente en el extranjero con ingresos de fuente de riqueza en México será determinada por el estudio de cada uno de sus ingresos los cuales, podrían considerarse potencialmente como ingresos de fuente de riqueza en México de acuerdo con la Legislación Fiscal de México.

Por lo tanto, los conceptos de ingresos de fuente de riqueza en México y del establecimiento permanente no se definen con tanta precisión como la noción de residencia fiscal en México establecida en  el artículo 9 del Código Fiscal de la Federación[3]. Por lo que precede, es necesario de estudiar cada situación en lo individual con el  fin de determinar por anticipación sus obligaciones fiscales sobre el  pago del ISR en México.

II. Consecuencias fiscales del establecimiento permanente y de los ingresos de fuente de riqueza en México

A) Impacto de la legislación nacional

El Artículo 1 de la LISR establece el principio de que los residentes extranjeros con establecimiento permanente en México estarán sujetos al pago del  ISR por  los ingresos atribuibles a dicho establecimiento.

El mismo artículo establece que los residentes extranjeros que no tienen un establecimiento permanente en México pero ingresos de fuente de riqueza en México estarán sujetos al ISR sobre estos ingresos.

Por consiguiente, el establecimiento permanente conduce a una obligación tributaria limitada, pero generalmente determinada mediante la evaluación de todos los rendimientos obtenidos por el establecimiento permanente y, por el contrario, los residentes extranjeros también tienen una  obligación tributaria limitada, esta obligación será determinada mediante la evaluación de los ingresos caso por caso.

En ambas situaciones, se trata de las obligaciones fiscales de un residente extranjero y es necesario en  la práctica estudiar las disposiciones de los tratados fiscales internacionales concluidos entre México y el país de residencia del extranjero.

B) El impacto de los tratados fiscales internacionales sobre el establecimiento permanente e ingresos de fuente de riqueza en México

El objeto de los tratados fiscales internacionales se presentó en el artículo anterior sobre el domicilio fiscal en México (http://tmclegal.com/el-impuesto-sobre-la-renta-en-mexico-investigacion-sobre-el-criterio-de-la-residencia-fiscal/).

Como recordatorio, el ámbito de aplicación  de estos tratados para residentes en México o residentes en el extranjero con establecimiento permanente o fuente de riqueza en México es el mismo: evitar la doble imposición de los mismos ingresos.[4]

Por ejemplo, por el medio de un tratado fiscal internacional, el residente extranjero que tiene un establecimiento permanente en México no pagará impuestos sobre la renta sobre los ingresos de este establecimiento permanente en México y su país de residencia. El tratado fiscal se va a repartir la obligación del impuesto sobre los dos países signatarios del tratado. La lógica es misma por los  ingresos obtenidos por una de fuente de riqueza en México.

Por esos efectos, los tratados fiscales establecen generalmente una definición del establecimiento permanente o de fuente de riqueza nacional para repartir la obligación tributaria sobre una definición común para ambos países. Esta definición dada por los tratos fiscales internacionales será la aplicable a la determinación de la deuda tributaria de la persona que realiza actividades económicas en los países que hayan firmado un tratado fiscal para evitar la doble imposición. Las definiciones dadas por la legislación nacional serán subsidiarias.

De hecho, la definición de estos conceptos en la  LISR es parecida a  la definición dada por la mayoría de los convenios fiscales internacionales que se basan en su mayoría en el mismo modelo. Sin embargo, las definiciones de los convenios fiscales internacionales deben  estudiarse con mucha atención con el fin de prever de la mejor manera posible su situación fiscal en cuanto a la realización una actividad económica en México.

 

TMC legal ha acompañado por más de 15 años los empresarios, inversionistas e individuos que desean instalarse en México con el fin de apoyarlos legal  y estratégicamente.

 

[1] Ley del Impuesto Sobre la Renta http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/ref/lisr.htm.

2 http://www.sat.gob.mx/english/Paginas/fuente_de_riqueza.aspx

[3] Código Fiscal de la Federación, http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/ref/cff.htm.

[4] La lista de los tratados fiscales internacionales ratificados por México se encuentra en: http://www.sat.gob.mx/informacion_fiscal/normatividad/Paginas/tratados_fiscales.aspx.

El Impuesto sobre la Renta en México: Investigación sobre el criterio de la residencia fiscal

Atributo del poder real del Estado, el impuesto es una fuente vital de ingresos para las finanzas públicas.

Al día de hoy, son muy pocos los países que no contemplan el impuesto sobre la renta en su regulación. El impuesto sobre la renta se define generalmente como un impuesto directo sobre la renta, los beneficios y las ganancias de capital. Se establece sobre los ingresos, presuntos o reales de personas físicas y morales.

El Impuesto sobre la Renta en  México (ISR) es regulado por la misma ley ya sean, personas físicas o morales,  en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR)[1].

El artículo 1 de la LSR estable el principio de que las personas físicas o jurídicas están obligadas a pagar el IR en México cuando se encuentran en las siguientes situaciones:

  • Son considerados como residentes fiscales en México,
  • No son considerados como residentes fiscales, pero tienen un establecimiento permanente en México,
  • No son residentes fiscales y no tienen un establecimiento permanente, pero tienen ingresos cuyas fuentes de riquezas se sitúan en México.

El propósito de este artículo, es el estudio del primer párrafo del artículo 1 de la LISR: el criterio de residencia en México y las consecuencias fiscales del ISR.

Las otras dos situaciones mencionadas serán discutidas en un artículo futuro (http://tmclegal.com/el-impuesto-sobre-la-renta-en-mexico-investigacion-sobre-el-criterio-de-la-residencia-fiscal/).

Después de estudiar los criterios para determinar la residencia fiscal en México (I) sus consecuencias fiscales sobre el ISR serán estudiadas (II).

 

I. El criterio de residencia fiscal en México

La definición de residencia fiscal está prevista en el artículo 9 del Código Fiscal de la Federación de México (CFF)[2] que establece criterios diferentes para las personas físicas  (A) y morales (B) .

A) Las personas físicas

De conformidad con el artículo 9 del CFF, las personas físicas se consideran como residente fiscal en México cuando se encuentran en los siguientes supuestos:

  • Más del 50% de sus ingresos anuales tienen fuente de riqueza en México,

La ley no da ninguna definición de  “fuente de riqueza en México”,  por lo que se entienden como los ingresos que son originarios o generados en México.[3]

  • Tienen el centro de sus actividades profesionales en México,

Este criterio general será determinado por varios factores tales como el destino de las inversiones de la persona, las sedes de las empresas que poseen, el lugar en la que desarrolla sus actividades económicas.

  • Tienen la nacionalidad mexicana son funcionarios o trabajadores del estado y tienen en México el centro de sus intereses vitales.

Este criterio es tal vez económico y social, se define por criterios objetivos con el fin de determinar si el individuo tiene en México relaciones profesionales y personales más fuertes que en otros países.

B) Personas Morales

El CFF establece que las personas físicas se consideran residentes fiscales en México cuando se encuentran en uno de los siguientes supuestos:

  • Tienen en México la administración principal del negocio,

Este criterio hace referencia al domicilio social de la empresa. Una empresa con establecimientos en diferentes países, pero cuya holding se encuentra en México será considerado residente fiscal en México.

  • Tienen su sede de dirección efectiva en México.

La gestión eficaz es un criterio utilizado por las autoridades fiscales una vez que la ubicación de la sede administrativa (domicilio social)  es diferente del lugar de dirección efectiva de la empresa.

El artículo 9 del CFF establece una presunción de residencia fiscal para cualquier persona de nacionalidad mexicana.

 

II. Efectos de tener residencia fiscal en México

Los residentes fiscales en México estarán sujetos al pago de ISR en todos sus ingresos (A) que puede ocasionar una doble imposición (B).

A) El principio de universalidad del IR

La LISR en su artículo 1 requiere a las personas consideradas como residentes una obligación fiscal ilimitada. Dichas personas son sometidas al pago del ISR por “todos sus ingresos, sin importar de cuál que sea la ubicación de la fuente de riqueza de donde dichos ingresos procedan”.

Al igual que los requisitos de residencia, la LSR diferencia la imposición de las personas físicas (que van a ser objeto de IR calculado en base a una tasa progresiva basada en sus ingresos)[4] de las personas morales (que se le cobrará una tasa fija de 30% sobre todos sus ingresos por encima de 1 millón de pesos)[5].

Por lo tanto, una persona de nacionalidad francesa considerada como residente fiscal en México estará sujeto al  pago de ISR no solo por sus ingresos en México sino también los de Francia de conformidad de las disposiciones de los tratados fiscales internacionales.

B) El desafío de los tratados fiscales internacionales

Se desprende de la obligación tributaria universal al pago de ISR sobre los residentes en México la cual resulta en una controversia ya que los residentes tienen intereses económicos en otros países.

De hecho, los ingresos obtenidos en el extranjero también pueden someterse a imposición en el extranjero, el principio de universalidad proporcionada por el LSR no genera una obligación de renunciar a la recaudación de impuestos para otros países.

Por ejemplo, una persona de nacionalidad francesa residente fiscal en México que alquile inmuebles en Francia será grabada en Francia por el ingreso que obtiene por sus rentas inmobiliarias (la legislación fiscal francesa impone las rentas inmobiliarias de las propiedades situadas en Francia) y también en México para el ISR que está gravada por todos sus ingresos.

La persona pagaría impuestos  en Francia y en México sobre los mismos ingresos que obtuvo por la  rentas inmobiliaria, a esto se le conoce como doble imposición.

Para promover la inversión extranjera, México ha ratificado numerosos tratados fiscales internacionales con varios países para evitar la doble imposición.

Estos tratados permiten pagar un impuesto único por los mismos ingresos que potencialmente podrían ser gravados en ambos países.

Aunque la mayoría de los tratados fiscales se basan en el mismo modelo, todos ellos tienen diferencias y se debe estar atento a sus cláusulas con el fin de usar el modelo más conveniente para realizar el pago de los impuestos.

En el ejemplo anterior, el residente fiscal en México de la nacionalidad francesa con rentas inmobiliarias en Francia, será, a través del tratado fiscal internacional entre México y Francia, exentos de la doble imposición  fiscal sobre las rentas inmobiliarias en México y podrá pagar estos impuestos en Francia.[6]

La lista de los tratados fiscales internacionales ratificados por México se encuentra en: http://www.sat.gob.mx/informacion_fiscal/normatividad/Paginas/tratados_fiscales.aspx.

Los tratados fiscales internacionales generalmente definen los criterios de residencia fiscal y sus estipulaciones complementan las disposiciones de las leyes fiscales de cada país.

 

Por lo tanto, la residencia fiscal en México implica una deuda tributaria significativa sobre el pago de ISR, por lo que es conveniente determinar la calidad en la que se establecerá en México con el fin de cumplir al mejor con sus obligaciones tributarias.

Como se mencionó en el último punto, también es necesario el estudio de los tratados fiscales internacionales entre los países en los que se tenga interés económico en vista de que las estipulaciones de estos tratados serán supletorias a las disposiciones de las leyes fiscales nacionales.

TMC legal ha acompañado por más de 15 años los empresarios, inversionistas e individuos que desean instalarse en México con el fin de apoyarlos legal  y estratégicamente.

[1] Ley del Impuesto Sobre la Renta http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/ref/lisr.htm.

[2] Código Fiscal de la Federación http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/ref/cff.htm.

[3] http://www.sat.gob.mx/english/Paginas/fuente_de_riqueza.aspx­­.

[4] http://www.sat.gob.mx/informacion_fiscal/tablas_indicadores/Paginas/tarifa_anual.aspx.

[5] Artículo 154 de la Ley Sobre la Renta.

[6] Artículo 6 del Tratado Fiscal entre México y Francia.